¿Por qué es importante consumir fruta y verdura de temporada?

Fruta y verdura de temporada: ¿Siempre ha sido así?

“Imaginemos un noble romano inclinado en su triclinium, deleitándose con la sabrosa cena que han elaborado sus esclavos. Este noble vive en una lujosa villa en la próspera ciudad de Tarraco, la actual Tarragona, a orillas del mediterráneo. Calpurnius –así se llama nuestro protagonista- toma vino joven elaborado a partir de las uvas que tiene en sus viñedos. Es verano, y el sol del mediterráneo entra por los inmensos ventanales de la villa. Calpurnius, entre trago y trago de su exquisito vino se dispone a saborear una dulce y jugosa naranja.

Parémonos aquí. ¿No hay nada que os sorprenda? Exacto. Calpurnius estará disfrutando de un delicioso melocotón, o tal vez cerezas, o manzanas… en la gran extensión de su tierra tiene plantados todos estos frutales. Las naranjas las ha disfrutado durante su temporada, durante el invierno de la Iberia meridional, pero durante el verano, su inmensa propiedad no produce naranjas. Sólo si Davinia, su caprichosa esposa, ha mandado ir a buscar naranjas al continente africano a precio de oro, las tendrán. Pero no estarán tan frescas y jugosas como en los meses de frío, cuando las comían después que sus esclavos las trajeran directamente de sus naranjos llenos de este preciado cítrico…”

Esta pequeña narración es para que nos demos cuenta de que comer fruta y verdura fuera de temporada es un lujo que nos podemos permitir des de hace pocos años, a partir de que los medios de transporte hubieron evolucionado en la medida que podemos disfrutar de bienes de consumo de la otra parte del mundo en pocos días. Pero no siempre ha sido así. Estamos tan acostumbrados que a menudo olvidamos que tomar fruta y verdura de temporada, que crece respetando el ciclo natural, solo tiene que ventajas.

Y te las vamos a explicar:

Beneficios de consumir fruta y verdura de temporada

  1. Las frutas y verduras de temporada son garantía de frescura y sabor
    Este tipo de alimentos tienen sabores intensos. Alimentos naturales recién extraídos de la tierra. Si te acostumbras a paladear sus infinitos sabores y texturas (durante el año encontrarás amplio surtido de cada variedad de fruta y verdura) está adquiriendo un buen hábito nutricional y dejarás de lado los alimentos procesados, porque te acostumbrarás a las ventajas de la frescura. Solo es necesario que hagas la prueba durante un breve periodo de tiempo.

    Pensemos que las frutas y verduras de temporada conservan intacto su sabor, aroma y capacidad nutricional. No se ha forzado el calendario: se cosechan cuando el ciclo natural ha hecho que maduraran, sin la acción del hombre, y no han necesitado ninguna manipulación de frigorífico, que siempre menoscaba sus propiedades. Todo son ventajas.
  2. Son más económicas
    Nuestros agricultores de proximidad siempre nos ofrecerán productos a buen precio con la mejor calidad: el transporte es mínimo. Además, los agricultores cercanos  a nosotros nos pueden ofrecer productos frescos de temporada a buen precio.
  3. Son más respetuosas con el medio ambiente
    Adquiriendo frutas y verduras de temporada solemos apostar por los productos de proximidad; esto es, su distribución y posterior venda requiere menos gasto energético. Antes nos hemos referido al transporte para grandes distancias o al almacenamiento en cámaras frigoríficas, factores que disminuyen su calidad: también contaminan.

    Además, consumir fruta y verdura de temporada es una apuesta por la producción de proximidad, y contribuye a la mejor economía de nuestro sector agrícola.
  4. Permiten las mejores conservasLos vegetales (sobre todo los de huerta) pueden conservarse de distintas formas. Pero queremos referirnos aquí al producto que os ofrecemos desde Eromma: la fruta dulce y de hueso. Cerezas confitadas, melocotón o pera en almíbar… estos pequeños placeres que podremos disfrutar en pleno invierno deben seguir su proceso de conservación cuando están más frescos: en el momento en que su maduración es la idónea y las cogemos del árbol.

    La congelación, a su vez, requiere un nivel de frescura óptimo. Hoy en día, y si se respetan los distintos métodos, cualquier fruta puede congelarse. Pero siempre los frutos han de estar recién cogidos.

Os hemos explicado las ventajas (nutricionales, ambientales, económicas y de conservación) de consumir fruta y verdura de temporada.

Ahora eres tú, como consumidor, quien tiene la última palabra. Desde Eromma te ponemos fácil que tengas en tu mesa la fruta cultivada cerca de tu casa. Solo con un click. ¡Tú eliges!

Suscríbete a las novedades de nuestro blog