Helado de Melocotón: Recetas con Fruta Fresca

Con la llegada de los primeros rigores veraniegos se hace inevitable que el calor comporte un mayor grado de sed y de que queramos refrescarnos para que nuestro cuerpo supere los condicionantes que marca el termómetro. Lo ideal es beber agua y, como no, saborear fruta fresca de temporada, sin duda sería ésta la mejor medicina. Sin embargo, somos conscientes de que demasiado a menudo soñamos con algo más directo, más rápido y refrescante y, llegados a este punto, el helado es el rey porque cumple con todos estos requisitos. Existen helados de infinitud de gustos y de sabores, a cuál más original, pero imaginaros que os podéis elaborar vosotros mismos los helados más sanos del mundo con fruta fresca y de proximidad, como el helado de melocotón ¿Acaso podríamos renunciar a este regalo? La verdad es que no, pero lo que más sorprende es que está en vuestra mano conseguirlo y de una manera extraordinariamente fácil: nos referimos a que elaboréis vuestros propios helados de fruta fresca.

Elaborar vuestro helado para que sea perfecto por lo que se refiere al sabor y saludable al cien por cien no requiere ninguna dificultad y, no sólo eso, sino que disfrutaréis haciéndolo y preparando múltiples combinaciones, a cada una de ellas más original y precisa.

¿Qué necesitamos para hacer un buen helado de melocotón?

1. Acertar con las frutas: helado de melocotón

Las frutas más adecuadas para mezclar con las bases frutales de helado son las que tienen bastante sabor, no mucha agua y de las que podemos conseguir la pulpa limpia sin demasiada complicación. Por este motivo, la sandía y el melón darán como resultado un helado demasiado líquido. Sin embargo, y aunque puede parecer que los cítricos dieran el mismo resultado que el melón y la sandía, si limpiamos bien los gajos y le quitamos la parte blanca, evitaremos que su gusto se amargue en el congelador. En las fresas, moras y frambuesas podemos encontrar alguna impureza en el triturado –por su leve contenido de semillas–, pero como contrapartida tendremos un gusto intenso.

Hasta ahora nos hemos referido a frutas cuyos resultados pueden ser más o menos buenos, pero si queremos tener todos los ases en la manga, aquí van las frutas perfectas para hacer helado: helado de melocotón, papaya, piña, mango, ciruela, nectarina o albaricoque. Todos ellos son apuestas ganadoras

2. Acertar con los electrodomésticos.

Para preparar cualquiera de estos helados solo necesitamos dos electrodomésticos: un congelador y una batidora de vaso o robot de cocina. Para el primero sirven todos los aparatos, pero en el caso de las batidoras hay que fijarse en su potencia en el caso de que ya la tengamos y ajustarla a nuestras a necesidades. En el caso de que la vayamos a comprar, debemos cerciorarnos de que cumple con nuestras expectativas a la hora de crear nuestros helados frutícolas.

3. Añadir algún ingrediente extra.

Para muchos expertos, el mejor helado de fruta es el que incorpora algún elemento extra. Los más utilizados son el chocolate –en forma de cacao en polvo o en pequeños trocitos–, frutos secos desmenuzados (almendras, nueces, avellanas…), piñones tostados… y todo lo que a tu mente se le ocurra o descubras en el interior de tu despensa: sésamo, coco rallado, pasas, o especias como la canela o la nuez moscada. Un sinfín de posibilidades.

4. Infinitas combinaciones de helados.

Es cierto, pero vamos a dejaros una de fácil para que así os animéis a probar con una garantía de éxito:

Helado de melocotón

Ingredientes (para 4 personas)

  • 250 gramos de melocotón rojo maduro
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Una cucharada de miel suave
  • 100 gramos de azúcar
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • 200 mililitros de nata líquida para montar

Preparación

Tras pelar y retirar el hueso, troceamos el melocotón, les echamos las gotas de limón, la miel y el azúcar y dejamos reposar durante 15 minutos. Transcurrido el tiempo añadimos a la mezcla la esencia de vainilla y la nata. Trituramos todo con la batidora hasta obtener un puré muy fino y sin grumos.

Refrigeramos el puré en una jarra hasta que la crema esté fría. En este punto, si tenemos heladora seguiremos las instrucciones del fabricante, y si hacemos el helado manualmente, lo batimos cada poco tiempo hasta su congelación.

Este tipo de helado casero debe consumirse en cuatro días.

Conclusión

Tendréis siempre vuestro helado de melocotón o de la fruta que queráis a medida con el gusto e intensidad deseados y, además, habréis escogido vosotros sus ingredientes. Para mejorar la experiencia, acordaros de apuntar vuestras recetas cuando las hayáis afinado y compartirlas con vuestras familias y amistades, seguro que os lo agradecerán. Y por último, al hacéroslos vosotros, os garantizamos que os saldrán más barato que si los comprarais.

Todas las recomendaciones para triunfar con vuestro helado de melocotón o de cualquier otro fruto se basan en una sola premisa: emplear fruta fresca de temporada.

Suscríbete a las novedades de nuestro blog